Echarse la siesta: 10 beneficios y consejos para que no sea perjudicial

Echarse la siesta: beneficios y consejos para mejorar tu descanso

Siesta_hombre sofaProbablemente te sea familiar esa sensación de somnolencia que empieza a apoderarse de ti al llegar al mediodía. No eres solo tú, nos sucede a todos tanto si hemos comido como si no. El repentino decaimiento que experimentamos a mitad del día se debe a un declive natural del estado de alerta del organismo. El cuerpo nos pide hacer la siesta.

En este artículo ahondaremos en los motivos que nos hacen dormir al mediodía, qué beneficios tiene para la salud, cuáles son sus desventajas, cuánto tiempo debe durar la siesta y te daremos algunos consejos para disfrutar de una siesta reparadora.

¿Por qué dormimos la siesta?

La siesta es ese rato de descanso que nos pide el cuerpo al mediodía, generalmente después de la comida. Nos lo solemos permitir para recuperar el sueño perdido, anticiparnos a una noche de vigilia, para disfrutar o, simplemente, para pasar el tiempo.

Se trata de una necesidad natural, una costumbre que, según afirman algunas investigaciones, el hombre primitivo ya tenía y la abandonó para adaptarse a los ritmos de vida cada vez más rápidos. De hecho, el ser humano es uno de los pocos animales que duerme una sola vez al día, ya que el resto alternan fases de sueño y vigilia durante la jornada.

La palabra siesta proviene de la antigua Roma. Los romanos dividían el día en horas de luz y horas de oscuridad. Durante lo que ellos denominaban la sexta hora de luz (equivalente a las 12 pm), momento de más calor del día, aprovechaban para hacer una pausa en sus labores y descansar.

Este breve descanso a mitad del día comenzó denominándose “sextear” o “guardar la sexta” y con el tiempo se convirtió en “sestear” o “guardar la siesta”.

Sabías que...
Originariamente, este rato de reposo solía hacerse antes de comer. Aún hay quienes mantienen esta tradición y la llaman “siesta del carnero”. Curioso nombre que nace de la costumbre de los pastores de descansar a la sombra de un árbol mientras los carneros pastaban

 

Beneficios de dormir la siesta

Que la siesta es beneficiosa para la salud, es algo que ha sido demostrado en diferentes campos de la ciencia, afectando tanto a nuestro sistema inmunitario como en nuestro humor, entre otras cosas.

Mejora el estado de ánimo y fomenta la positividad

Siesta_positividadHay estudios que demuestran que una siesta de entre 45 y 90 minutos en la que se consigue entrar en la fase REM del sueño, hace que al despertarse se sea más empático y receptivo con las emociones de los demás, disminuyendo los prejuicios negativos y el mal humor y aumentando la positividad.

Mientras dormimos, el cerebro produce más serotonina, un neurotransmisor que proporciona una sensación de satisfacción y bienestar.

Estimula la creatividad y facilita resolver problemas

Diferentes estudios neurológicos han comprobado que durante la siesta y, sobre todo, si se alcanza la fase REM, se estimula la actividad en el hemisferio derecho del cerebro asociado a la creatividad. Quienes duermen siestas son, por ejemplo, más creativos a la hora de encontrar soluciones a problemas.

Ayuda a mantener una buena salud del corazón

La falta de sueño dispara la producción de cortisol en el organismo, lo que entre otras cosas puede provocar diabetes y enfermedades cardiovasculares.

Durante la siesta, en cambio, se produce la hormona del crecimiento que actúa como antídoto del cortisol.

Se ha demostrado que dormir hasta 45 minutos de siesta ayuda a la recuperación cardiovascular tras un esfuerzo y disminuye la presión arterial como demuestra este estudio.

Mejora los reflejos y el estado de alerta

Un estudio de la NASA hecho con 747 pilotos demostró que, después de dormir 26 minutos de siesta, estaban más alerta, tenían mejores reflejos y cometían menos errores.

Beneficia la salud mental en ancianos

Siesta_parejaAlgunos estudios han revelado que aquellos ancianos que duermen siesta y la combinan con la práctica de ejercicio moderado por las tardes, tienen mejor salud mental que quienes no lo hacen.

Los beneficios también tienen repercusión en la salud física y se mejora la calidad del sueño nocturno.

Potencia la memoria, la concentración y el aprendizaje

Dormir un rato al mediodía tiene varios beneficios como permitir luego absorber nuevos conocimientos y fijar los ya adquiridos previamente. El sueño facilita el almacenamiento de la memoria a corto plazo, porque transfiere los recuerdos recientes al neocórtex, donde se consolidan los recuerdos a largo plazo.

Con este proceso se libera espacio en el hipocampo para guardar nueva información.

La siesta es recomendable porque aumenta la productividad de los trabajadores y el rendimiento escolar de los niños.

Reduce el riesgo de obesidad

Según los resultados de un estudio de la Universidad de Navarra, aún cuando durmiendo menos de cinco horas se aumenta el riesgo de obesidad, si se complementa con una siesta diaria, se puede conseguir lo contrario. No solo se reduce el riesgo de obesidad, sino que se consigue un mantenimiento del peso saludable.

Restaura nuestro sistema inmune

La revista Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism publicó un estudio que revelaba que tan solo 30 minutos de siesta bastan para restituir el impacto que tiene una mala noche de sueño sobre los sistemas inmune y endocrino.

Este breve descanso es capaz de devolver ambos sistemas a sus niveles normales nuevamente.

Refresca el cerebro

Después de la comida, las neuronas que producen la hormona orexina, responsable de mantenernos despiertos durante el día, se desactivan, lo que explica la somnolencia que experimentamos.

Esto es porque el cerebro necesita este rato de reposo para refrescarse y recargar energía. No obstante, este descanso no debe superar la media hora, ya que en ese caso provocaría el efecto contrario.

 

Cuánto tiempo debe durar la siesta

Siesta_horasNo existe una coincidencia exacta sobre esto. El rango recomendado está entre los 10 y los 30 minutos.

Si supera los 40 minutos, se entra en la fase profunda de sueño durante más tiempo. Así, el organismo se habitúa al sueño y, al cortarla, se ve obligado a volver al estado activo de golpe, segregando grandes cantidades de cortisol. Esto produce una respuesta inflamatoria que se traduce, entre otras cosas, en dolor de cabeza.

Además, las siestas extensas aumentan los niveles de glucosa en sangre, pudiendo desencadenar obesidad, diabetes tipo 2 e, incluso, accidentes cardiovasculares.

 

Desventajas de dormir la siesta

A pesar de sus numerosos beneficios, dormir la siesta también puede acarrear algunos inconvenientes como:

Inercia del sueño

Es esa sensación de aturdimiento, desorientación e, incluso, torpeza, que sentimos al despertarnos. Según estudios científicos, esto se debe a un deterioro del rendimiento cognitivo que se produce inmediatamente después de despertarse y que puede durar hasta media hora.

Insomnio

Generalmente, si la siesta es corta, no tiene porqué suceder y no suele afectar al descanso nocturno. Sin embargo, las siestas que exceden los 30 minutos podrían empeorar la calidad del sueño por la noche y pueden llegar a provocar insomnio.

Dolor de cabeza

Aunque no es frecuente, en algunas personas provoca un tipo de cefalea que puede durar desde 20 minutos a horas.

 

Consejos para disfrutar de una siesta reparadora

Si eres de los que les gusta dormir siesta o, después de este artículo, te estás planteando empezar a hacerlo, toma nota de los siguientes consejos para aprovechar todos sus beneficios y conseguir que sea realmente reparadora:

 Crea el ambiente perfecto. Lo principal es encontrar un lugar cómodo, donde haya poco o nada de ruido, con una temperatura agradable y, a ser posible, con poca luz.

Hazlo en el momento adecuado. Entre las 13 y las 17 hs los ritmos circadianos sufren una caída, coincidiendo con el momento de mayor somnolencia. Por eso, la siesta después de la comida es la más beneficiosa.

No hagas siestas largas. Lo ideal es hacer siestas de entre 10 y 20 minutos, intenta no pasar de los 30 minutos para evitar que interfiera con el sueño nocturno.

¡Ojo!
Si te sientes excesivamente cansado durante el día sin motivos que lo justifiquen, consulta con tu médico, ya que esto podría ser síntoma de alguna patología.
Ainhoa Balado
Ainhoa Balado
Fisioterapeuta especialista en posturología, pilates y recuperación funcional. Ha desarrollado su actividad asistencial en hospitales y clínicas privadas en España y Francia. También difunde sus conocimientos a través de la red.
Si esta guía te ha resultado útil, te agradeceré mucho que la compartas haciendo clic en alguna de las redes sociales de abajo. No te cuesta nada y a nosotros nos ayuda un montón, ¡muchas gracias!

¿Te ha resultado útil?
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te informamos que los datos de carácter personal que proporciones en el presente formulario serán tratados por Clara Muñoz Almendros como responsable de esta web.

Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: recibir y responder consultas o comentarios enviados a través de la web.

Legitimación: el consentimiento del interesado al hacer uso del formulario.

Destinatarios: Hosting Webempresa Europa S.L.

Derechos: podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en con[email protected] así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.

El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud.

Información adicional: puedes encontrar información adicional y detallada sobre protección de datos en la web encuentracolchon.com, así como consultar la política de privacidad.

Ir arriba