¿Por qué necesitamos dormir y qué ocurre si no lo hacemos?

¿Por qué necesitamos dormir y qué ocurre si no lo hacemos?

Actualizado en enero 2024

Escrito por:

Dra. Clara Muñoz, investigadora y biomédica

Proceso revisión

Metodología

Probamos docenas de colchones y accesorios en condiciones reales y nuestros expertos los someten a rigurosos tests analíticos. Conoce nuestro proceso editorial.

En el ajetreo diario de la vida moderna, el sueño a menudo se relega a un segundo plano, considerado por algunos como un lujo más que como una necesidad. Sin embargo, ¿alguna vez te has preguntado por qué necesitamos dormir?

Más allá de la obvia sensación de rejuvenecimiento que proporciona una buena noche de descanso, dormir tiene implicaciones profundas en nuestra salud mental, física y emocional.

La ciencia detrás del sueño

El sueño, ese estado misterioso y esquivo en el que pasamos aproximadamente un tercio de nuestras vidas, ha sido objeto de estudio e interés durante siglos. Aunque todavía hay muchos aspectos del sueño que no comprendemos completamente, la ciencia ha avanzado significativamente en las últimas décadas, ofreciéndonos una visión más clara de sus funciones y fases.

Funciones biológicas del sueño

Dormir no es simplemente un «apagón» de la actividad cerebral. Es un proceso activo y complejo que cumple múltiples funciones biológicas esenciales:

  1. Restauración y reparación: Durante el sueño, el cuerpo trabaja para reparar tejidos dañados, construir hueso y músculo, y fortalecer el sistema inmunológico.
  2. Consolidación de la memoria: Mientras dormimos, el cerebro procesa y consolida las memorias del día, trasladando la información del almacenamiento a corto plazo al almacenamiento a largo plazo.
  3. Regulación hormonal: Dormir regula la liberación de varias hormonas, incluidas las que controlan el apetito, el crecimiento y la respuesta al estrés.
  4. Desintoxicación cerebral: Durante el sueño profundo, el cerebro se «limpia», eliminando toxinas que se acumulan durante el día.

Fases del sueño y su importancia

El sueño no es monolítico; se divide en varias fases, cada una con características y funciones distintas:

  • Sueño ligero (etapas 1 y 2): Esta es la fase inicial, en la que nos desplazamos entre estar despiertos y dormidos. Es una etapa de transición que prepara al cuerpo para las fases más profundas del sueño.
  • Sueño profundo (etapas 3 y 4): También conocido como sueño de ondas lentas, es el momento en que el cuerpo realiza la mayoría de sus funciones de reparación y restauración. Es la fase más rejuvenecedora y es crucial para la salud física.
  • Sueño REM (Movimiento Rápido de Ojos): Esta fase es famosa por ser el momento en que ocurren la mayoría de nuestros sueños. El cerebro está activo, similar a cuando estamos despiertos, y es esencial para la salud mental, la consolidación de la memoria y el procesamiento emocional.

Cada noche, pasamos por varios ciclos de estas fases, con cada ciclo durando aproximadamente 90 minutos. La proporción de cada fase varía a lo largo de la noche y a lo largo de nuestras vidas, reflejando las cambiantes necesidades del cuerpo y el cerebro.

Con este entendimiento básico de las funciones y fases del sueño, podemos comenzar a apreciar la complejidad y la importancia de este proceso en nuestra salud y bienestar diarios.

Beneficios de dormir

A menudo escuchamos que una buena noche de sueño es esencial para nuestra salud, pero ¿qué significa realmente eso?

Más allá de simplemente sentirnos descansados y alertas, dormir tiene una serie de beneficios profundos y a menudo subestimados que afectan desde nuestra capacidad cognitiva hasta nuestra salud física.

Restauración cerebral y corporal

Mientras dormimos, nuestro cuerpo entra en un estado de reparación y regeneración. Las células dañadas se reparan, los músculos se recuperan después de un día de actividad y el cerebro elimina las toxinas acumuladas.

Es como si nuestro cuerpo tuviera su propio equipo de mantenimiento nocturno, trabajando diligentemente para asegurarse de que estemos en las mejores condiciones al despertar.

Mejora del rendimiento cognitivo y emocional

Después de una noche de sueño reparador, nuestra mente está más aguda. La capacidad de concentración aumenta, la memoria se fortalece y nuestra capacidad para tomar decisiones mejora.

Además, el sueño adecuado nos permite manejar mejor nuestras emociones, reduciendo la irritabilidad y aumentando la empatía hacia los demás.

Fortalecimiento del sistema inmunológico

Dormir juega un papel crucial en la función inmunológica. Durante el sueño profundo, nuestro cuerpo produce más células inmunitarias y libera proteínas llamadas citoquinas, que ayudan a combatir infecciones y enfermedades. Por lo tanto, dormir bien puede ser una de las mejores defensas naturales contra los resfriados y otras enfermedades.

Regulación hormonal y metabólica

Al dormir se regula la liberación de varias hormonas esenciales para nuestra salud. Por ejemplo, se libera la hormona del crecimiento, esencial para el crecimiento y la reparación celular. Además, un descanso adecuado ayuda a mantener en equilibrio las hormonas que regulan el apetito, previniendo el aumento de peso y apoyando el metabolismo saludable.

Con todos estos beneficios, es evidente que dormir no es simplemente un «lujo» o una forma de pasar el tiempo. Es una necesidad biológica que tiene implicaciones profundas en nuestra salud, bienestar y calidad de vida.

Trastornos del sueño más comunes

A pesar de la importancia vital del sueño, muchas personas luchan con trastornos que perturban su capacidad para dormir bien. Estos trastornos no solo afectan la cantidad de sueño, sino también su calidad, lo que puede tener graves repercusiones en la salud y el bienestar general. A continuación, exploraremos algunos de los trastornos del sueño más comunes y cómo impactan en nuestra vida diaria.

Insomnio: causas y consecuencias

El insomnio es quizás el trastorno del sueño más conocido. Se caracteriza por la dificultad para conciliar el sueño, mantenerse dormido o despertarse demasiado temprano y no poder volver a dormir.

Las causas del insomnio pueden ser variadas, desde el estrés y la ansiedad hasta problemas médicos subyacentes.

Hoy en día sabemos que hay más de 40 causas que pueden alterar nuestro sueño y se pueden dividir en 2 grupos: por un lado, las causas de noche, que deben ser analizadas por estudios concretos. Y, por el otro, las causas de día, que analizamos con la actimetría.

Dra. Nuria Roure, psicóloga para trastornos del sueño

Consecuencias

  • Fatiga y somnolencia diurna
  • Dificultad para concentrarse y tomar decisiones
  • Cambios de humor, incluyendo irritabilidad y depresión
  • Un mayor riesgo de accidentes debido a la falta de atención

Si sufres de insomnio de manera puntual, no te pierdas este vídeo con los mejores trucos para dormirte rápidamente:

5 TRUCOS QUE FUNCIONAN PARA DORMIR RÁPIDAMENTE

Apnea del sueño: síntomas y riesgos

La apnea del sueño es un trastorno en el cual la respiración se detiene y comienza repetidamente mientras se duerme.

Esto puede suceder porque las vías respiratorias se bloquean (apnea obstructiva del sueño) o porque el cerebro no envía las señales adecuadas a los músculos que controlan la respiración (apnea central del sueño).

Síntomas

  • Ronquidos fuertes
  • Sensación de asfixia o ahogo durante el sueño
  • Somnolencia diurna excesiva
  • Dificultad para concentrarse durante el día

Riesgos

  • Hipertensión y problemas cardíacos
  • Diabetes tipo 2
  • Accidentes de tráfico debido a la somnolencia
  • Problemas de memoria y concentración

Síndrome de las piernas inquietas: qué es y cómo afecta el descanso

El síndrome de las piernas inquietas (SPI) es un trastorno del sistema nervioso que causa una necesidad irresistible de mover las piernas, especialmente por la noche. Esta sensación suele venir acompañada de sensaciones incómodas como hormigueo, ardor o picazón.

Consecuencias

  • Dificultad para dormir debido al movimiento constante
  • Fatiga y somnolencia durante el día
  • Alteraciones del estado de ánimo, como irritabilidad o depresión
  • Disminución de la calidad de vida debido a la interrupción del sueño

Estos trastornos pueden tener un impacto significativo en la vida diaria. Es esencial reconocer los síntomas y buscar ayuda médica para abordarlos adecuadamente y garantizar un sueño reparador y saludable.

Consecuencias de la privación del sueño

La falta de sueño no es simplemente una molestia que nos deja sintiéndonos cansados al día siguiente, sino que tiene consecuencias reales y tangibles en nuestra salud, bienestar y en la forma en que funcionamos en nuestra vida diaria.

Desde el deterioro cognitivo hasta el aumento del riesgo de enfermedades crónicas, las repercusiones de no dormir lo suficiente pueden ser graves.

Impacto en la salud física

La privación del sueño afecta a casi todos los sistemas del cuerpo.

A corto plazo, puede llevar a problemas como:

  • Falta de coordinación y aumento del riesgo de accidentes
  • Presión arterial elevada
  • Aumento del ritmo cardíaco
  • Disminución de la respuesta inmunológica, lo que nos hace más susceptibles a infecciones

A largo plazo, la falta crónica de sueño puede aumentar el riesgo de:

  • Enfermedades cardíacas
  • Diabetes tipo 2
  • Obesidad
  • Problemas hormonales

Efectos en la salud mental

El sueño es esencial para nuestra salud mental y emocional. La falta de sueño puede llevar a:

  • Cambios de humor, incluyendo irritabilidad, ansiedad y depresión
  • Dificultad para concentrarse y tomar decisiones
  • Disminución de la creatividad y la capacidad de resolver problemas
  • Aumento del estrés y la tensión

Riesgos en la conducción y en el trabajo

La falta de sueño afecta nuestra capacidad para funcionar en situaciones que requieren atención y concentración. Esto puede llevar a:

  • Aumento del riesgo de accidentes de tráfico debido a la somnolencia al volante
  • Errores en el trabajo, especialmente en trabajos que requieren precisión y atención al detalle
  • Disminución de la productividad y el rendimiento laboral

Relación entre la falta de sueño y enfermedades crónicas

La privación crónica del sueño no solo aumenta el riesgo de enfermedades, sino que también puede exacerbar los síntomas de enfermedades crónicas existentes, como:

  • Aumento de la sensibilidad al dolor en condiciones como la artritis
  • Dificultad para controlar el azúcar en la sangre en personas con diabetes
  • Exacerbación de trastornos del estado de ánimo, como la depresión y el trastorno bipolar
  • Empeoramiento de los síntomas del asma

Recomendaciones para dormir mejor

Aunque cada persona es única y las necesidades de sueño pueden variar, hay ciertas prácticas y hábitos que pueden ayudar a la mayoría de las personas a lograr un sueño más reparador y saludable. A continuación, te ofrecemos algunas recomendaciones basadas en investigaciones y estudios del sueño.

Cómo crear un entorno propicio para dormir

El ambiente en el que dormimos juega un papel crucial en la calidad de nuestro sueño. Aquí hay algunas sugerencias para optimizar tu espacio de descanso:

  1. Oscuridad: Usa cortinas opacas o antifaces para bloquear la luz, ya que la oscuridad señala a tu cerebro que es hora de dormir.
  2. Temperatura: Mantén la habitación fresca, generalmente entre 18 y 22 grados Celsius es ideal.
  3. Ruido: Considera usar tapones para los oídos o máquinas de ruido blanco para bloquear sonidos disruptivos.
  4. Confort: Invierte en un colchón y almohadas cómodas. La posición en la que duermes también es importante, así que encuentra una postura que te resulte cómoda y apoye una alineación adecuada de la columna.

La importancia de la rutina y la regularidad

Establecer una rutina de sueño regular puede ayudar a sincronizar tu reloj biológico y mejorar la calidad del descanso. Algunas recomendaciones incluyen:

  1. Consistencia: Intenta acostarte y despertarte a la misma hora todos los días, incluso los fines de semana.
  2. Rutina relajante: Establece una rutina nocturna que te ayude a relajarte, como leer un libro, tomar un baño caliente o practicar técnicas de relajación.
  3. Evita las siestas largas: Si sientes la necesidad de dormir una siesta durante el día, intenta que no dure más de 20-30 minutos y evita dormir por la tarde.

Alimentos y hábitos que favorecen el sueño

Lo que comes y bebes puede influir en tu sueño. Aquí hay algunas pautas a considerar:

  1. Limita la cafeína y la nicotina: Estos estimulantes pueden interferir con el sueño si se consumen en grandes cantidades o cerca de la hora de acostarse.
  2. Cena ligero: Evita comidas pesadas, picantes o ácidas antes de dormir, ya que pueden causar indigestión.
  3. Limita los líquidos: Beber demasiado antes de acostarte puede llevarte a despertarte durante la noche para ir al baño.
  4. Alimentos para dormir mejor: Algunos alimentos como el pavo, las nueces y el té de manzanilla contienen sustancias que pueden ayudar a relajarte y prepararte para dormir.

Dormir bien es un arte y una ciencia. Con un poco de atención y cuidado, puedes optimizar tus hábitos y entorno para disfrutar de noches de sueño reparador y saludable.

El sueño a lo largo de la vida

El sueño no es estático; evoluciona y cambia a medida que avanzamos por las diferentes etapas de la vida. Desde los recién nacidos hasta los ancianos, las necesidades y patrones de sueño varían significativamente.

Necesidades de sueño según la edad

A medida que crecemos, nuestras necesidades de sueño cambian. Aquí hay una breve tabla de cuántas horas se recomienda dormir según la edad:

EdadHoras de sueño
Recién nacidos (0-3 meses)Entre 14 y 17 horas al día (repartido en varios periodos cortos a lo largo del día y la noche)
Bebés (4-11 meses)Entre 12 y 15 horas (incluyendo siestas)
Niños pequeños (1-2 años)De 11 a 14 horas (incluyendo siestas)
Niños en edad preescolar (3-5 años)De 10 a 13 horas (preferiblemente con una siesta)
Niños en edad escolar (6-13 años)Entre 9 y 11 horas
Adolescentes (14-17 años)De 8 a 10 horas
Adultos jóvenes (18-25 años) y adultos (26-64 años)Entre 7 y 9 horas
Adultos mayores (65 años en adelante)De 7 a 8 horas

Cambios en el patrón de sueño en la vejez

A medida que envejecemos, es común experimentar cambios en los patrones de sueño. Algunos de estos cambios incluyen:

  • Menor sueño profundo: Los adultos mayores suelen pasar menos tiempo en las etapas más profundas del sueño, lo que puede hacer que se sientan menos descansados al despertar.
  • Despertares nocturnos: Es más común despertarse durante la noche y tener un sueño fragmentado.
  • Siestas diurnas: Muchos adultos mayores sienten la necesidad de dormir siestas durante el día para compensar el sueño nocturno interrumpido.
  • Cambios en el ritmo circadiano: Algunas personas mayores pueden sentirse somnolientas temprano en la noche y despertarse temprano por la mañana.

Estos cambios son normales y forman parte del proceso de envejecimiento. Sin embargo, es esencial adaptar nuestros hábitos y rutinas para garantizar un sueño de calidad en la vejez.

Tecnología y sueño

En la era digital en la que vivimos, la tecnología ha permeado casi todos los aspectos de nuestra vida, incluido nuestro sueño. Si bien la tecnología puede ofrecer herramientas útiles para mejorar nuestro descanso, también presenta desafíos que pueden interferir con un sueño saludable. 

Impacto de los dispositivos electrónicos en el sueño

Los dispositivos electrónicos, como smartphones, tablets y computadoras, se han convertido en una parte esencial de nuestra rutina diaria. Sin embargo, su uso antes de acostarse puede tener efectos negativos en nuestro descanso:

  • Luz azul: La mayoría de estos dispositivos emiten una luz azul que puede interferir con la producción de melatonina, la hormona que regula el sueño. Esto puede dificultar dormirse y alterar nuestro ritmo circadiano.
  • Estimulación cerebral: Navegar por internet, ver videos o leer correos electrónicos puede mantener nuestra mente activa, lo que dificulta relajarse y prepararse para dormir.
  • Interrupciones: Las notificaciones constantes pueden interrumpir nuestro sueño si no ponemos nuestros dispositivos en modo «No molestar» o si los mantenemos cerca de la cama.

Herramientas y aplicaciones para dormir mejor

A pesar de los desafíos, la tecnología también ofrece soluciones que pueden mejorar nuestro descanso:

  • Monitores de sueño: Estos dispositivos, que a menudo se usan como pulseras o relojes, rastrean nuestros patrones de sueño, ofreciendo información sobre la duración y calidad de nuestro descanso.
  • Aplicaciones de meditación y relajación: Hay muchas aplicaciones diseñadas para ayudar a relajarse antes de dormir, ya sea a través de meditaciones guiadas, sonidos relajantes o historias para dormir.
  • Alarmas inteligentes: Estas alarmas monitorean las fases del sueño y te despiertan en el momento óptimo, generalmente durante una fase de sueño ligero, para que te sientas más descansado al despertar.
  • Modo nocturno: Muchos dispositivos ahora ofrecen un «modo nocturno» que reduce la emisión de luz azul, lo que puede ayudar a minimizar las interrupciones en la producción de melatonina.

La clave es ser consciente de cómo la tecnología afecta nuestro sueño y usarla de manera que apoye, en lugar de interferir, con un descanso saludable. Con un enfoque equilibrado, podemos aprovechar lo mejor de ambos mundos y disfrutar de un sueño reparador en la era digital.

A través de este artículo, hemos explorado la ciencia detrás del sueño, sus beneficios, los trastornos que pueden afectarlo y cómo nuestra relación con la tecnología influye en la calidad de nuestro descanso. Hemos aprendido que el sueño no solo nos revitaliza físicamente, sino que también es esencial para nuestra salud mental, la consolidación de la memoria y la regulación de funciones vitales.

Preguntas frecuentes (FAQs)

¿Por qué es importante dormir lo suficiente?

Dormir lo suficiente es esencial para mantener una buena salud física y mental. Un sueño adecuado ayuda a reducir la frecuencia de enfermedades, mantener un peso saludable y reducir el riesgo de problemas de salud a largo plazo.

Además, el sueño adecuado mejora la concentración, la memoria y el estado de ánimo, permitiéndonos funcionar de manera óptima durante el día.

¿Cuánto hay que dormir?

La cantidad de sueño que necesitamos varía según la edad. Por ejemplo, los recién nacidos pueden necesitar entre 14 y 17 horas de sueño, mientras que los adultos generalmente requieren entre 7 y 9 horas.

Es importante escuchar a nuestro cuerpo y asegurarnos de obtener la cantidad de sueño que nos hace sentir descansados y rejuvenecidos.

¿Qué funciones cumple el sueño en el cerebro?

Durante el sueño, el cerebro realiza una serie de funciones esenciales. Una de las más importantes es el papel que juega en los procesos de aprendizaje y memoria.

Durante el sueño, el cerebro consolida recuerdos, almacena información importante y desecha la información prescindible. Además, el sueño permite que el cerebro repare y renueve sus células, preparándolo para un nuevo día.

¿Cómo afecta la tecnología a nuestro sueño?

La tecnología, especialmente los dispositivos electrónicos como smartphones y tablets, puede tener un impacto significativo en nuestro sueño. La luz azul emitida por estos dispositivos puede interferir con la producción de melatonina, una hormona que regula el sueño.

Además, el uso de dispositivos antes de acostarse puede mantener nuestra mente activa, dificultando la relajación y la conciliación del sueño. Es recomendable limitar el uso de dispositivos electrónicos antes de dormir y considerar modos nocturnos o aplicaciones que reduzcan la emisión de luz azul.

Dra. Clara Muñoz
Dra. Clara Muñoz
Dra. en Biomedicina por la Universidad de Barcelona, miembro de la Sociedad Española del Sueño y especialista en descanso. Coordinadora de las pruebas de producto de Encuentra Colchón con más de 150 análisis realizados.

Si este artículo te ha resultado útil, te agradeceré mucho que la compartas haciendo clic en alguna de las redes sociales de abajo. ¡Muchas gracias!

¿Te ha resultado útil?
(Votos: 1 Promedio: 5)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te informamos que los datos de carácter personal que proporciones en el presente formulario serán tratados por Clara Muñoz Almendros como responsable de esta web.

Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: recibir y responder consultas o comentarios enviados a través de la web.

Legitimación: el consentimiento del interesado al hacer uso del formulario.

Destinatarios: Hosting Webempresa Europa S.L.

Derechos: podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en contacto@encuentracolchon.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.

El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud.

Información adicional: puedes encontrar información adicional y detallada sobre protección de datos en la web encuentracolchon.com, así como consultar la política de privacidad.

Scroll al inicio