Cómo lavar una almohada de plumas y evitar malos olores - Encuentra Colchón

Cómo lavar una almohada de plumas y evitar malos olores

Actualizado en enero 2024

Escrito por:

Dra. Clara Muñoz, investigadora y biomédica

Proceso revisión

Metodología

Probamos docenas de colchones y accesorios en condiciones reales y nuestros expertos los someten a rigurosos tests analíticos. Conoce nuestro proceso editorial.

Dormir es uno de los placeres más grandes de la vida, y hacerlo sobre una almohada de plumas eleva esa experiencia a otro nivel. Estas almohadas, conocidas por su suavidad y comodidad inigualable, nos envuelven en un abrazo cálido y reconfortante noche tras noche.

Sin embargo, como todo lo bueno, requieren un cuidado especial para mantenerse en perfecto estado y prolongar su vida útil. Si alguna vez te has preguntado cómo mantener tu almohada de plumas en su mejor forma, estás en el lugar correcto.

Aunque no hay una única almohada perfecta para todo el mundo, sí que, según el tipo de postura en la que durmamos, necesitaremos un diseño u otro.

Paula Vega, fisioterapeuta y osteópata

En este artículo, te guiaremos paso a paso en el proceso de lavar y cuidar tu almohada de plumas, asegurando que siga siendo tu compañera de sueños por muchos años más.

Tipos de rellenos en almohadas de plumas

Al pensar en almohadas de plumas, es fácil asumir que todas son iguales. Sin embargo, hay matices importantes en los tipos de rellenos que pueden influir en la experiencia de sueño y en el cuidado que requieren. Entender estas diferencias es esencial para tomar una decisión informada y cuidar adecuadamente de tu almohada.

Diferencia entre plumón y pluma

Aunque a menudo se usan indistintamente, plumón y pluma no son lo mismo. Ambos provienen de aves, pero tienen estructuras y propiedades distintas.

  • Plumón: Es la capa suave y esponjosa que se encuentra debajo de las plumas exteriores de las aves, especialmente patos y gansos. Es extremadamente ligero y tiene un alto poder aislante. Las almohadas de plumón son conocidas por su lujosa suavidad y capacidad para mantener el calor sin ser pesadas.
  • Pluma: Son las plumas exteriores de las aves. Son más pesadas y estructuradas que el plumón, con un eje central llamado raquis. Las almohadas de pluma tienden a ser más firmes y menos aislantes que las de plumón, pero aún ofrecen una excelente comodidad y soporte.

Cómo identificar el tipo de relleno

Cuando compres una almohada de plumas, es vital saber qué tipo de relleno tiene. Aquí hay algunos consejos para identificarlo:

  1. Etiqueta del producto: La mayoría de las almohadas tendrán una etiqueta que especifica el tipo y porcentaje de relleno. Por ejemplo, «80% plumón y 20% pluma» indica una mezcla de ambos.
  2. Sensación al tacto: Las almohadas de plumón suelen ser más suaves y compresibles, mientras que las de pluma tienen una sensación más firme.
  3. Precio: Las almohadas de plumón puro suelen ser más caras debido a la alta demanda y calidad del material.

En conclusión, tanto las almohadas de plumón como las de pluma ofrecen beneficios únicos. La elección entre una y otra dependerá de tus preferencias personales y del tipo de soporte y comodidad que busques. 

Preparativos antes del lavado

Antes de sumergir tu preciada almohada de plumas en agua, hay algunos pasos previos que debes considerar. Estos preparativos garantizan que el proceso de lavado sea efectivo y que tu almohada no sufra daños innecesarios. Después de todo, una buena preparación es la mitad de la batalla.

Revisión de la etiqueta y símbolos de cuidado

La etiqueta de tu almohada es como un manual de instrucciones. Te proporciona información valiosa sobre cómo cuidarla adecuadamente.

  • Instrucciones de lavado: Algunas almohadas de plumas pueden lavarse en la lavadora, mientras que otras requieren lavado a mano o limpieza en seco. Es fundamental seguir estas recomendaciones para evitar dañar el relleno.
  • Temperatura del agua: La etiqueta también indicará la temperatura adecuada del agua. Generalmente, se recomienda agua fría o tibia, pero es esencial verificarlo.
  • Productos a evitar: Algunas etiquetas pueden tener símbolos o instrucciones que indican qué productos no deben usarse, como blanqueadores o suavizantes.

Inspección de la almohada: costuras y agujeros

Antes de lavar, da un buen vistazo a tu almohada. Busca signos de desgaste, especialmente en las costuras.

  • Costuras: Asegúrate de que todas las costuras estén intactas. Si hay alguna abierta o deshilachada, es mejor repararla antes del lavado para evitar que el relleno se salga.
  • Agujeros o rasgaduras: Incluso un pequeño agujero puede ser un problema durante el lavado. Si encuentras alguno, cóselo o utiliza un parche para repararlo.

Estos sencillos pasos pueden marcar la diferencia entre una almohada que dura años y una que se daña prematuramente.

Lavado de almohadas de plumas en lavadora

Lavar una almohada de plumas en la lavadora puede parecer una tarea intimidante, pero con los pasos adecuados, es más sencillo de lo que piensas. Eso sí, hay que tener en cuenta ciertas precauciones para garantizar que tu almohada salga del ciclo de lavado tan esponjosa y cómoda como antes.

Selección del programa adecuado

No todos los programas de lavado son adecuados para las almohadas de plumas. Aquí hay algunas pautas a seguir:

  • Ciclo delicado: Opta por un ciclo suave o delicado para evitar dañar las plumas o el plumón.
  • Agua fría o tibia: A menos que la etiqueta indique lo contrario, es mejor usar agua fría o tibia. El agua caliente puede dañar las plumas y reducir su capacidad aislante.
  • Centrifugado: Un buen centrifugado ayudará a eliminar el exceso de agua y acortará el tiempo de secado. Sin embargo, no uses un centrifugado demasiado potente, ya que podría dañar la almohada.

Detergentes y productos recomendados

El tipo de detergente que uses es crucial para mantener la integridad de tu almohada.

  • Detergente suave: Opta por un detergente líquido suave. Los detergentes en polvo pueden dejar residuos en las plumas.
  • Sin suavizantes: Evita los suavizantes, ya que pueden reducir la capacidad aislante de las plumas y dejar un residuo pegajoso.
  • Blanqueadores: A menos que tu almohada sea blanca y necesite un poco de blanqueo, evita los blanqueadores. Si es necesario, opta por blanqueadores sin cloro.

Consejos para un lavado eficiente

Para obtener los mejores resultados, sigue estos consejos:

  • Lava dos almohadas a la vez: Esto equilibra la carga y asegura un lavado uniforme. Si solo tienes una almohada, añade algunas toallas para equilibrar.
  • Rotación: A mitad del ciclo de lavado, haz una pausa y gira las almohadas. Esto ayuda a que se laven de manera uniforme.
  • Enjuague doble: Considera hacer un segundo enjuague para asegurarte de que todo el detergente se haya eliminado.

Lavado de almohadas de plumas a mano

Aunque la lavadora es una herramienta útil, hay ocasiones en las que preferirías lavar tu almohada de plumas a mano, ya sea porque la etiqueta lo sugiere o simplemente porque te sientes más cómodo con este método. El lavado a mano puede ser más suave para tu almohada, y con los pasos adecuados, puede ser tan efectivo como el lavado a máquina.

Materiales y productos necesarios

Antes de empezar, asegúrate de tener todo lo que necesitas a mano:

  • Un recipiente grande o bañera: Necesitarás espacio suficiente para sumergir y mover la almohada libremente.
  • Detergente suave: Al igual que con el lavado a máquina, opta por un detergente líquido suave y evita los suavizantes.
  • Toallas limpias: Serán útiles para el proceso de secado.

Proceso paso a paso

  1. Preparación: Llena el recipiente o bañera con agua fría o tibia. Añade una pequeña cantidad de detergente y agita el agua para distribuirlo uniformemente.
  2. Sumergir la almohada: Coloca la almohada en el agua, asegurándote de que esté completamente sumergida. Presiona suavemente para ayudar a que el agua penetre en las plumas.
  3. Lavado suave: Con movimientos suaves y circulares, lava la almohada. Evita retorcerla o ser demasiado brusco, ya que esto podría dañar las plumas.
  4. Enjuague: Una vez que hayas lavado la almohada, vacía el recipiente o bañera y llénalo con agua limpia. Sumerge la almohada nuevamente y agítala suavemente para eliminar cualquier residuo de detergente. Es posible que necesites repetir este paso varias veces hasta que el agua salga clara.
  5. Escurrir el exceso de agua: Presiona suavemente la almohada entre tus manos o contra el lado del recipiente para eliminar el exceso de agua. Evita retorcerla.

Errores comunes a evitar

  • Usar demasiado detergente: Esto puede dejar residuos en las plumas y reducir su capacidad aislante.
  • Agua demasiado caliente: El agua caliente puede dañar las plumas y hacer que pierdan su forma y suavidad.
  • Retorcer la almohada: Esto puede dañar las plumas y hacer que la almohada pierda su forma.

Si quieres descubrir los mejores trucos para limpiar tu almohada, no te pierdas nuestro vídeo:

Cómo lavar una almohada fácilmente y dejarla como nueva

Secado adecuado de almohadas de plumas

El proceso de lavado es solo la mitad del cuidado de tu almohada de plumas. El secado es igualmente crucial, ya que un secado inadecuado puede llevar a problemas como el moho, los malos olores o incluso la pérdida de la estructura y suavidad de la almohada. Aquí te guiamos en cómo secar tu almohada de plumas de la manera correcta.

Uso de la secadora: consejos y precauciones

La secadora puede ser una herramienta eficiente para secar tu almohada de plumas, pero hay que tener en cuenta ciertas precauciones:

  • Baja temperatura: Asegúrate de usar un ajuste de calor bajo o sin calor. Las altas temperaturas pueden dañar las plumas.
  • Bolas de secado o pelotas de tenis: Coloca un par de bolas de secado o pelotas de tenis limpias en la secadora junto con la almohada. Estas ayudarán a «golpear» la almohada mientras se seca, evitando que las plumas se apelmacen y manteniendo la almohada esponjosa.
  • Tiempo: Es posible que necesites más de un ciclo para secar completamente la almohada. Entre ciclos, saca la almohada y dale forma con las manos para ayudar a distribuir las plumas uniformemente.

Secado al aire libre: mejores prácticas

Si prefieres el método tradicional o si no tienes una secadora, el secado al aire libre es una excelente opción:

  • Lugar adecuado: Elige un lugar bien ventilado y preferiblemente soleado. Evita lugares húmedos o con mucha sombra.
  • Posición: Coloca la almohada en posición horizontal sobre una superficie limpia. Esto permite que el aire circule alrededor de la almohada y que se seque de manera uniforme.
  • Voltear regularmente: Cada cierto tiempo, da vuelta la almohada para asegurarte de que se seque por ambos lados.

Cómo evitar la formación de moho y malos olores

El moho y los malos olores son indicativos de que la almohada no se secó adecuadamente:

  • Asegúrate de que esté completamente seca: Antes de usarla o guardarla, verifica que la almohada esté 100% seca. Incluso una pequeña cantidad de humedad puede llevar a la formación de moho.
  • Ventilación: Si secas la almohada en el interior, asegúrate de que la habitación esté bien ventilada.
  • Evita guardarla en lugares húmedos: Una vez seca, guarda la almohada en un lugar fresco y seco. Evita sótanos húmedos o armarios sin ventilación.

Mantenimiento y cuidados rutinarios

Una vez que hayas lavado y secado tu almohada de plumas, no significa que el trabajo haya terminado. El mantenimiento regular es esencial para prolongar la vida útil de tu almohada y garantizar que siempre esté en las mejores condiciones. Aquí te ofrecemos algunos consejos y trucos para cuidar tu almohada entre lavados.

Frecuencia recomendada de lavado

Aunque es tentador lavar tu almohada con frecuencia, especialmente si eres particularmente meticuloso con la limpieza, es importante no exagerar:

  • Cada 6 meses a 1 año: En general, se recomienda lavar las almohadas de plumas cada seis meses a un año. Sin embargo, si usas protectores y fundas y las cambias regularmente, podrías extender este período.
  • Después de enfermedades: Si has estado enfermo, es una buena idea lavar tu almohada para eliminar gérmenes y bacterias.

Uso de protectores y fundas

Los protectores y fundas son la primera línea de defensa contra la suciedad, el sudor y otros contaminantes:

  • Protector de almohada: Estos son generalmente impermeables y protegen la almohada contra derrames y manchas. Asegúrate de elegir uno que sea transpirable para mantener la capacidad de regulación térmica de tu almohada.
  • Funda de almohada: Además de la funda que usas regularmente, considera usar una funda adicional. Estas se pueden lavar con frecuencia, reduciendo la necesidad de lavar la almohada en sí.

Ventilación y almacenamiento adecuado

La ventilación adecuada es esencial para mantener tu almohada fresca y libre de olores:

  • Ventilación semanal: Una vez a la semana, saca tu almohada al aire libre durante unas horas. Esto ayuda a eliminar los olores y a refrescar las plumas.
  • Almacenamiento: Si necesitas guardar tu almohada durante un período prolongado, asegúrate de hacerlo en un lugar seco y bien ventilado. Evita las bolsas de plástico, ya que pueden atrapar la humedad y causar moho.

Cuándo es el momento de reemplazar tu almohada de plumas

Todo tiene un ciclo de vida, y las almohadas de plumas no son la excepción. Aunque con el cuidado adecuado pueden durar muchos años, llegará un momento en que tendrás que considerar reemplazarlas. Aquí te ofrecemos algunas señales de que es hora de decir adiós a tu vieja almohada y buscar una nueva.

Señales de desgaste

Con el tiempo, incluso las almohadas de mejor calidad mostrarán signos de desgaste. Estas son algunas de las señales más comunes:

  • Plumas que sobresalen: Si notas que las plumas comienzan a atravesar la funda con regularidad, es una señal de que la tela y las plumas están desgastadas.
  • Aplastamiento: Si tu almohada ya no recupera su forma original después de ser presionada o si se siente plana y sin vida, es probable que haya perdido su capacidad de soporte.
  • Olores persistentes: A pesar de los lavados y ventilaciones regulares, si tu almohada tiene un olor desagradable que no desaparece, es hora de reemplazarla.

Beneficios de una almohada en buen estado

No subestimes el impacto de una almohada en buen estado en tu calidad de sueño:

  • Soporte adecuado: Una almohada fresca y en buen estado proporciona el soporte necesario para tu cabeza y cuello, reduciendo el riesgo de dolores y molestias.
  • Mejor higiene: Las almohadas viejas pueden acumular ácaros del polvo, bacterias y otros alérgenos. Una almohada nueva garantiza un ambiente de sueño más limpio y saludable.
  • Confort óptimo: No hay nada como la sensación de una almohada de plumas esponjosa y acogedora. Una almohada en buen estado te brinda esa sensación de lujo noche tras noche.

Aunque puede ser difícil despedirse de tu vieja y confiable almohada, a veces es necesario para garantizar un sueño de calidad. Reconoce las señales de desgaste y considera invertir en una nueva almohada cuando sea el momento.

Las almohadas de plumas, con su inigualable comodidad y capacidad de adaptación, son una elección popular para quienes buscan una noche de sueño reparador. Sin embargo, su cuidado y mantenimiento requieren una atención especial.

Desde entender los beneficios y diferencias entre los tipos de rellenos, pasando por los métodos de lavado y secado, hasta el mantenimiento regular, es esencial estar bien informado para garantizar la longevidad y eficacia de estas almohadas.

Preguntas frecuentes (FAQs)

A lo largo de nuestra guía sobre cómo lavar almohadas de plumas, es probable que hayas tenido algunas dudas adicionales. A continuación, abordamos algunas de las preguntas más comunes que suelen surgir en relación con este tema.

¿Qué tipo de detergente es el adecuado para lavar almohadas de plumas?

El detergente ideal para lavar almohadas de plumas es uno líquido y diseñado para prendas delicadas. Es importante evitar detergentes muy agresivos o aquellos que contienen blanqueadores, ya que pueden dañar las plumas. Además, es recomendable usar una cantidad menor de detergente de la que usarías habitualmente para evitar residuos.

¿Cómo se pueden eliminar las plumas sueltas o residuos antes del lavado?

Antes de lavar las almohadas de plumas, es una buena práctica aspirarlas rápidamente. Esto ayuda a eliminar las plumas sueltas y otros posibles residuos que puedan estar en la superficie. Si es posible, utiliza una aspiradora con un accesorio de cepillo suave para evitar dañar la tela de la almohada.

¿Es posible lavar almohadas de plumas a mano?

Sí, es posible lavar almohadas de plumas a mano, especialmente si son de plumas sintéticas. Para hacerlo, sumerge la almohada en un barreño o bañera con agua fría y un detergente suave. Frota suavemente las áreas manchadas y luego enjuaga bien con agua fría. Es importante asegurarse de que la almohada esté bien enjuagada para eliminar cualquier residuo de detergente.

¿Cuál es la mejor forma de secar las almohadas de plumas después del lavado?

Las almohadas de plumas se pueden secar tanto en una secadora como al aire libre. Si optas por la secadora, utiliza un ajuste de calor bajo y coloca algunas bolas de secado o pelotas de tenis para ayudar a que las plumas no se apelmacen.

Si prefieres el secado al aire libre, coloca la almohada en un lugar bien ventilado y soleado, volteándola regularmente para asegurar un secado uniforme. Eso sí, elijas la opción que elijas, asegúrate de que está bien seca antes de usarla de nuevo, ya que si no podrían ser el entorno perfecto para el desarrollo de ácaros.

¿Puedo usar suavizante al lavar mi almohada de plumas?

No es recomendable usar suavizantes al lavar almohadas de plumas. Los suavizantes pueden dejar un residuo en las plumas, afectando su capacidad aislante y suavidad. Además, estos residuos pueden hacer que las plumas se apelmacen, reduciendo la eficacia y comodidad de la almohada.

En lugar de suavizantes, opta por un detergente suave y asegúrate de enjuagar bien la almohada para eliminar cualquier resto de detergente.

¿Cómo eliminar manchas específicas?

La eliminación de manchas en una almohada de plumas debe hacerse con cuidado para no dañar el relleno:

  • Manchas de sudor o sangre: Usa un detergente suave y agua fría. Aplica el detergente directamente sobre la mancha y frota suavemente con un paño o cepillo suave. Luego, enjuaga con agua fría.
  • Manchas de vino o alimentos: Mezcla una pequeña cantidad de detergente suave con agua fría y aplica sobre la mancha. Deja actuar durante unos minutos y luego frota suavemente. Enjuaga bien.
  • Manchas de tinta: Aplica alcohol isopropílico sobre la mancha con un paño limpio. Frota suavemente y enjuaga con agua fría.

Recuerda siempre probar cualquier método de limpieza en una pequeña área discreta de la almohada antes de tratar la mancha completa.

¿Es seguro llevar la almohada a una tintorería?

Si bien muchas almohadas de plumas pueden limpiarse en seco, es esencial revisar la etiqueta de cuidado de tu almohada específica. Algunas almohadas pueden dañarse con los productos químicos utilizados en la limpieza en seco.

Si decides optar por este método, asegúrate de informar al personal de la tintorería sobre el tipo de relleno de la almohada y cualquier instrucción específica que pueda tener.

Dra. Clara Muñoz
Dra. Clara Muñoz
Dra. en Biomedicina por la Universidad de Barcelona, miembro de la Sociedad Española del Sueño y especialista en descanso. Coordinadora de las pruebas de producto de Encuentra Colchón con más de 150 análisis realizados.

Si este artículo te ha resultado útil, te agradeceré mucho que la compartas haciendo clic en alguna de las redes sociales de abajo. ¡Muchas gracias!

¿Te ha resultado útil?
(Votos: 1 Promedio: 5)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te informamos que los datos de carácter personal que proporciones en el presente formulario serán tratados por Clara Muñoz Almendros como responsable de esta web.

Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: recibir y responder consultas o comentarios enviados a través de la web.

Legitimación: el consentimiento del interesado al hacer uso del formulario.

Destinatarios: Hosting Webempresa Europa S.L.

Derechos: podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en contacto@encuentracolchon.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.

El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud.

Información adicional: puedes encontrar información adicional y detallada sobre protección de datos en la web encuentracolchon.com, así como consultar la política de privacidad.

Scroll al inicio